imagesCA5H9RJ6

A muchas personas les cuesta tomar decisiones por diferentes motivos: miedo a equivocarse; querer hacer la mejor elección; creer que, una vez se elija una opción, ésta será la definitiva e irrevocable; lo que pensarán los demás…. Y lo cierto es que tod@s decidimos cada día un montón de cosas, pero, afortunadamente, la mayor parte de esos procesos de toma de decisiones los tenemos interiorizados y los hacemos casi de forma automática, sobre todo en asuntos menores.

No obstante, es bastante frecuente que cuando tenemos que decidir sobre algo más o menos importante, nos surjan dudas respecto a cuál podría ser la mejor decisión, pero a algunas personas esta situación les produce estrés, angustia y frustración. El miedo a cometer un error les hace dar vueltas y vueltas a las cosas prestando atención especialmente a las consecuencias negativas de todas y cada una de las opciones.

El hecho de tener que elegir entre dos o más alternativas les puede llevar al bloqueo y como consecuencia, a no hacer nada, o sea, a no decidir. Y aplazan, y aplazan los asuntos a resolver, aumentando así el malestar y la mala conciencia. Incluso hay quienes son capaces de justificarse a sí mism@s por su inacción con “falsas razones” que casi hasta se las creen, aunque en el fondo sienten que deberían hacer algo, afrontar las decisiones y no huir, ni postergar.

 

Algunas pautas que pueden ser útiles a la hora de tomar decisiones:

  1. Es mejor elegir alguna opción que no hacer nada y frustrarte.
  2. Piensa que todas las decisiones que tomes no son para siempre.
  3. Tienes derecho a equivocarte y a rectificar. Y no pasa nada… sólo que eres human@.
  4. Tú sí que sabes realmente lo que te conviene… pero, ante la duda, fíjate en los aspectos positivos de cada alternativa, más que en los negativos.
  5. No existe la decisión “segura” ni “ideal”: no puedes tenerlo todo controlado, además todas las decisiones tienen sus “pros” y sus “contras”. Asúmelo.
  6. Pregúntate… en todo caso ¿qué es lo peor que podría pasarte?, realmente… ¿sería tan grave?.
  7. Sé sincer@ contigo mism@ y no te dejes llevar por lo que esperan o piensan los demás de ti. Es tu vida.

 

Si es tu caso y te cuesta demasiado aplicarte lo anterior, la psicología y el coaching pueden ayudarte.

Reflexiona sobre el texto de la imagen y responde a la pregunta… te puedes sorprender!!